Usar aparatos tecnologicos causa problemas con el sueño

Un estudio reciente publicado por la National Sleep Foundation de Estados Unidos ha demostrado que el uso de aparatos tecnológicos previamente al momento de dormir, aumenta las probabilidades de sufrir problemas de sueño.El estudio concluye que un excesivo uso de dispositivos electrónicos influyen en el reloj biológico del individuo, contribuyendo a la alteración del sueño y dificultando el descanso pleno.

Entre los encuestados, más de la mitad (60%) reconoció tener algún problema con el sueño diario

Mientras que alrededor de un 43% no duerme bien nunca o casi nunca durante la semana. La razón por la que el uso de dichos aparatos influye de forma negativa, es principalmente debido a que durante la utilización de los mismos, el cuerpo humano mantiene un estado de alerta que, en caso de que sea prolongado hasta los momentos previos al sueño, crearán una alteración psíquica y física de la persona, produciendo fatiga, así como dificultad para conciliar el sueño y descansar.

Para conocer la base científica de esta alteración, hemos de remitirnos a las palabras de Charles Czeisler, profesor de Medicina del Sueño en la escuela de Medicina de Harvard: “La exposición a la luz artificial que se da entre el atardecer y la hora en que nos vamos a la cama en la noche suprime la liberación de melatonina, la hormona que fomenta el sueño, refuerza un estado de alerta y provoca cambios en nuestro ritmo cardíaco, haciendo más difícil el caer dormido”.

Los dispositivos tecnologicos que son más perjudiciales son los interactivos (consolas, ordenadores…)

De entre los dispositivos analizados, los investigadores informan que son más perjudiciales aquellos que son interactivos (videoconsolas, ordenadores,…), dado que mantienen al individuo en un estado de mayor alerta que los pasivos, como por ejemplo el televisor.La actual tendencia a disponer de gran cantidad de aparatos electrónicos en el dormitorio, ha producido un aumento significativo de los trastornos del sueño, y ha empeorado la calidad del mismo en la inmensa mayoría de la población tecnológicamente desarrollada. Además de las radiaciones electromagnéticas emitidas por los dispositivos, y cuyo efecto en el cerebro produce también trastornos del sueño, la principal causa estaría en los hábitos de uso de la tecnología, siendo aconsejable evitar la interacción con cualquier pantalla o aparato electrónico a últimas horas del día y en fases previas al sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *